martes, 28 de junio de 2011

La luz se oye: ¡Por favor, tocar!

                                                                    
  Este sublime video de lo que lleva adelante una ONG israelita a través de las grandes capitales del mundo en forma de un espectáculo interpretado por ciegos y sordos es sublime, como la crítica internacional lo califica. Como se dice en el video, que está subtitulado al español, y en el que se escuchan varias lenguas, incluyendo el lenguaje universal de los gestos y los signos,que es nuestra "lengua madre", parece descabellado llevar a la escena a ciegos y sordos, ya que concebimos al teatro como "el arte de la comunicación", pero entendemos la comunicación desde un lugar muy pobre. La obra se llama "La luz se oye" y el nombre de la ONG es :
                 Na Laga'at (Na Lagaat)   (en Hebreo)   :   "Por favor, tocar"
  Lo que se escenifica son ni más ni menos que los sueños de estas personas con capacidades diferentes, que son en esencia parecidos a los de todos, y algunos son muy particulares. Algunos desean  ir a comprar queso al super y poder ver la fecha de vencimiento del producto, o llevar a una hermosa mujer a un restaurante y lograr ordenar el menú.
  Me quedo con la idea sobre la que siempre insisto como educadora de niños y jóvenes "normales"
      "LAS POSIBILIDADES DEL SER HUMANO SON ILIMITADAS"
   .... siempre que no nos dejemos apresar por el miedo de ser nosotros mismos, de mostrarnos al mundo tal cual somos.
  Y yo, al igual que la directora del espectáculo, pienso y agradezco a la vida el haber descubierto y encontrado todo esto en el momento preciso y el lugar adecuado:

             ¡GRACIAS DORITA E ISAAC POR COMPARTIRLO CONMIGO!



                                               http://youtu.be/467Y-yzB2bs

A boca de jarro.

lunes, 27 de junio de 2011

Desprolijidad



           
  Una vez más, voy a dejar salir un poco de humo de mi pava hirviendo, porque el agua no me sirve para cebar ricos mates una vez que hierve: ¡una pena!  Mejor me vendría tomarme el tiempo para la hermosa ceremonia del compartir unos mates relajados y charlados con mis seres queridos, como dice un escrito muy lindo de Lalo Mir que me llegó hoy por mail, y que reenvié a los que más quiero, que hacerle frente una vez más a la tarea y a lo que genera en mi hija de ocho años, una niña, no una "adulta pequeña", haciendo referencia al maravilloso poema de Silvia Beatriz Zurdo que publiqué hace tiempo en este blog: "Día del Niño". 

  Mi hija hoy salió malhumorada del colegio. Lunes. Día de mucho frío en la ciudad. El fin de semana hubo que hacer lo que se nos mandó. Lo muestro para ahorrar en palabras y ser "prolija":

             
  

  A mi hija y a los chicos de su clase se les exige "prolijidad en las presentaciones". La maestra de grado avisó a principios de año que iba a insistir mucho en esto, y que iba a hacerles transcribir todo aquello que estuviera "desprolijo".

En esta oportunidad, no voy a ir al diccionario a buscar el significado del vocablo "prolijidad"Sería demasiado "prolijo" de mi parte. Me voy a remitir a los ejemplos que tenemos alrededor, que educan, o des-educan, mucho más que las palabras.

En los últimos días, hemos visto muchos, demasiados, diría yo, ejemplos de "desprolijidad" en todos lados: en la política, en la justicia, en lo social, en lo económico, en los medios, en lo laboral, en el comportamiento de cada ciudadano en la sociedad y en la vía pública, en las redes sociales, en el fútbol (¡!), y la lista podría seguir ad infinitum, lamentablemente. Y a los educandos se les exige exactamente lo que los adultos paternantes no enseñan con el ejemplo de sus vidas. Y se los castiga. No veo que se castigue a todos aquellos que se desempeñan con "desprolijidad" en los escenarios  de la vida adulta que están a la vista de todos, al menos, no de un modo ejemplificador. Y la "desprolijidad" en ese plano tiene consecuencias graves.

En cambio, la "desprolijidad" en el trabajo de un niño normal y capaz es un síntoma de varias cosas. En el caso de mi hija, está muy claro, para ella tanto como para mí: hay hastío, aburrimiento de prácticas mecanicistas y carentes de sentido pertinente, exceso en cantidad en lugar de mesura y calidad (porque la foto muestra sólo una parte...), y sobre todo, esta manía defectuosa de ver siempre el lado vacío del vaso, la falta de iniciativa para estimularlos desde lo que sí logran, lo que sí pueden. 
Hoy vino refunfuñando porque una maestra le dijo que se atara los cordones de las zapatillas, y ella todavía no puede sola: "¡Oh,horror!". Respuesta del docente: "En tercer grado una nena ya debe saber atarse los cordones". Y salió de la escuela con los cordones desatados y con un humor de perros. ¡Cuánta falta de mirada por el ser humano al que se tiene adelante! ¡Y es un colegio donde se predican los valores Cristianos!

Yo no recuerdo bien cuándo exactamente logré aprender a atarme los cordones de las zapatillas. No creo que se trate de un hito madurativo trascendente, y su hermano mayor desestimó el acontecimiento, mortificante para ella, diciéndole: "No te preocupes, yo no me los até hasta los 9, y acá estoy...".  Y creo que todo tiene que ver con algo que esta docente desconoce por completo: el desarrollo de la motricidad fina. Esa motricidad en desarrollo en una niña normal que no entra "con sangre", que no se vende en frasquitos, que no se impone desde afuera, y que se cansa de copiar y copiar, para venir hoy, lunes, a casa, con cuatro tareas, y que naturalmente expresa su cansancio en la "desprolijidad" y el malhumor

La "desprolijidad" es un signo de nuestros tiempos: vivimos de un modo desprolijo, nos relacionamos desprolijamente, y así arremetemos contra la armonía personal y el bien común. En el caso de los chicos, perdemos un bien superior en pos de un requisito estético que no es más que el síntoma de la enfermedad que nos agobia como sociedad toda. Y que se cobra en autoestimas pisoteadas y, lo que es peor, en vidas, valiosas vidas malogradas.

Ayer hacía mucho frío en Buenos Aires. Soplaba un viento helado. El país estaba pendiente de lo que le pasaba a River, que terminó en drama. Yo salí a caminar emponchada por las calles desiertas a disfrutar de un rato de sol en soledad. Y ví mucha "desprolijidad" en las pocas cuadras que caminé. Ví calles sucias y rotas, caca de perro por doquier, y lo que es mucho peor, ví seres humanos acostados sobre papeles de diario y tapados con andrajos y cartones, con changuitos tomados de supermercados, abarrotados de pertenencias inútiles que van "cartoneado" por ahí, para conseguirse un dinero para comida chatarra y vino del más barato. Pensé en la noche que se venía, con temperaturas bajo cero, y me rasqué la cabeza: "¿qué hacer?" Haga lo que haga, será un acto más de verdadera "desprolojidad". 

Y escribo la palabra de este modo porque debería aplicar adjetivos calificativos mucho más altisonantes, categóricos y "a bocajarro". Pero me voy a cebar unos mates, e intentar hacer la tarea del día con mi hija menor, para tratar de enseñarle con un simple ejemplo de vida imperfecto, como todos los que le puedo dar, lo que sibgnifica (así pronunciado por ella...) la palabra "PROLIJIDAD".

  
 A boca de jarro

domingo, 26 de junio de 2011

Otra repercusión de mi última carta a La Nación Revista.

                                                 
   ¡Qué gusto! Ya van muchas respuestas favorables que me llegan por mail a lo que expreso con total honestidad y profundo conocimiento, no por ser Licenciada en Psicología, sino por ser madre y ejercer como tal todos los días hace ya trece años. La comparto con Uds. porque es sencillamente conmovedora:


             ¡Gracias Dora e Isaac!



Estimada Maria Fernanda, me permito  molestar tu atencion, pues al leer en la REVISTA de la NACION del 12 de Junio, en   YO LECTOR,  cuyo titulo NIÑOS Y PADRES, nos surgio una duda a mi esposo y a mi y este es el motivo de esta.
              Somos un matrimonio  mayor   mi esposo  80 años y yo  77 años, pero siempre consideramos que podemos aprender  algo, que  quizas pueda servir, para comentarles a nuestros hijos, y ellos aplicar en nuestros nietos.
              Nuestra pregunta es , tu dices al comienzo de tu  nota, en     La  Crianza, que es un libro o alguna otra carta de lectores, que quizas no hemos leido?.
       Si es asi, te agradeceriamos nos indiques , pues compartimos tus palabras, te imaginamos una mama  joven, y citas  a Norberto Levy, que no sabemos quien es, y si es algo que podemos adquirir en las librerias, nos gustaria leerlo, pues coincidimos contigo, en todo lo que dices en tu ultima frase de dicha carta.
                 A pie de la presente te mandamos nuestro correo, y esperamos con muchisimo gusto tu respuesta, mientras  te saludamos cordialmente, hasta pronto  Dora  e  Isaac
                                                                        
                                                            domingo   26  de junio   2011.

  Desde ya, todas las dudas de estos divinos abuelos con ganas de aprender para seguir transmitiendo aprendizajes a su familia han sido debida y cálidamente contestadas.

                                                    ¡GRACIAS!
A boca de jarro.

sábado, 25 de junio de 2011

De luces y sombras

  
Hay varias vivencias y autores que me han llevado a enfrentarme y a comenzar a comprender el concepto de "la sombra" que desarrolla Carl Gustav Jung [ˈkarl ˈgʊstaf ˈjʊŋ] , a quien todavía no leí. 
La primera experiencia fue el devenir madre y el leer a Laura Gutman, en "La maternidad y el encuentro con la propia sombra". Luego, mi propia "enfermedad", enfermedad del alma con síntomas físicos que me alarmaron. Allí se produjo una profunda conversión en mí, volví a la fuente de mis creencias religiosas, me encontré con La Palabra, y leí a Anselm Grün, quien también desarrolla el concepto Jungiano de la sombra en todo su esplendor y su misericordia Cristiana. Jesús sanaba a los enfermos al traer a la luz las miserias de los enfermos y "pecadores", y la idea de pecado así vista es nada más ni nada menos que estar fuera de foco, descentrado, peleado con ciertos aspectos oscuros que nos habitan y rechazamos, y que, al traerlos a la luz, logramos ACEPTAR, perdonar, y encarnar, pero ya conscientes de que ellos son una parte nuestra que podemos y debemos tomar como parte del TODO. Así entendido, la idea del "Reino de los Cielos", es una idea muy mundana, ya que llegar allí es simplemente pasar de vivir en la polaridad "luz versus sombra" a vivir en la unidad, que es la casa del Padre, o simplemente, El Padre. Bueno, esto parece simple, pero ni sus discípulos, pescadores aldeanos y sencillos hombres de trabajo y llenos de defectos, lograban entenderlo.
  Allí me encontré con los libros de María Guadalupe Buttera y su blog, y seguí ahondando, "despertando y creciendo" en este arduo terreno de ACEPTACIÓN de mis partes oscuras.
  Ahora, es la enfermedad de las figuras paternantes más añosas de mi familia la que una vez más me remite a Jung y a su idea de "la sombra", y el libro que estoy leyendo sobre la enfermedad, "La enfermedad como camino", de Thorwald Dethlefsen y Rüdiger Dahlke. Ellos explican que es la sombra quien nos hace enfermar, en tanto nos hace incompletos. Ella nos "angustia", es decir, "nos angosta", y la plenitud , es decir, la salud, reside en poder tomar conciencia de que somos un todo, una unidad, y en asumir que "todo lo unitario es dual". Pero nos empeñamos en identificarnos con sólo una parte de nosotros mismos, la luminosa, la socialmente aceptable, y en esconder en la sombra todo aquello que no es agradable ni para nosotros ni para los demás acerca de nosotros mismos, y es así como "engordamos" a nuestra sombra, negándola, rechazándola, y diciendo: "No, así no soy yo. Así son los demás." Y leyendo este libro aprendo que:

"... el mundo exterior está formado por los mismos principios arquetípicos que el mundo interior. La ley de la resonancia dice que nosotros sólo podemos conectar con aquello con lo que estamos en resonancia.(...) Nosotros insistimos en nuestro empeño de borrar del mundo los aspectos que valoramos negativamente (...) este intento se convierte en una pugna constante que garantiza que nos ocupemos con especial intensidad de la parte de la realidad que rechazamos.(...) de este modo se acerca el principio rechazado hasta llegar a vivirlo."


  
Y así, enfermamos. Creo que hasta los buenos médicos entienden esto, más allá de todo lo que saben de las funciones y las disfunciones del cuerpo humano y de los vericuetos de la medicina. La enfermedad es siempre una gran maestra, porque es un emergente, un signo claro de que nos estamos negando a salir de la unipolaridad en la que tan cómodamente nos instalamos, y a adquirir la visión del TODO que solamente los sabios e iluminados  pueden llegar a vivenciar en estado de permanencia y adhesión absoluta. Para todos los demás, nosotros, esto es un camino de idas y vueltas, avances y retrocesos, pero creo que lo importante es transitarlo con una mente abierta y un corazón íntegro y honesto, tanto en la luz como en la sombra,"en la prosperidad como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad". Es como casarnos con nosotros mismos, como deberíamos casarnos con los demás, ACEPTANDO todo el paquete, no sólo el envoltorio y el moñito de regalo. No digo que sea fácil, de hecho, no es nada fácil: la clave está en intentarlo y procurar avanzar en este sendero hasta el fin de nuestra existencia en este mundo: "hasta que la muerte nos separe". Y entonces brillaremos en absoluta resonancia con el resplandor de LA LUZ DE DIOS
  

Yo creo que el camino es, y disculpen si me repito, pero necesito decírmelo muchas veces:

     De la plenitud perenne del ser a la plenitud perenne del ser



Esto es, nada más y nada menos, que todo el camino...  Pura filosofía de vida.

Y ahora estoy paladeando de a poco este bello libro de Hugh Prather (se pronuncia PRAY-ther, con un sonido no sibilante de “th”) , "Palabras a mí mismo", al cual llegué gracias a la lista de libros que Jorge Bucay recomienda como "los libros que hay que leer" al final de su libro "Cartas para Claudia", y a quien le agradezco profundamente por la recomendación, tanto como por sus libros.
Hugh Prather anoche me dijo:

"Mi potencialidad para el mal 
es igual a la de cualquier hombre.

Si no acepto este hecho, 
esas tendencias podrían gobernarme.

Puedo liberarme de esas fuerzas
si las reconozco cuando se apoderan de mí
y aceptándolas como parte mía
elijo no seguirlas.  
Sólo de ese modo comienzo a incorporar las partes que había rechazado
y a entender qué es lo que hago
cuando critico a mis semejantes."
                                   Página 41

"Rechazar mis sentimientos
es condenarme por tenerlos.
La parte rechazada reacciona
tornándose más fea.

El darme cuenta, lo más profundamente posible,
parece que siempre vuelve
más positivo el flujo de mi energía."
                                     Página 43.

"No hay sentimientos destructivos,
sólo hay actos destructivos.

Mis acciones pueden volverse destructivas
cuando condeno o rechazo mi sentir.
Si no quiero sentir de un cierto modo
ignoro el hecho de que realmente siento así
y que ese sentir es parte de mí.
(...)
Cuando niego un sentimiento,
no lo destruyo, y pierdo mi capacidad
de expresarlo como quiero.

Al condenarlo dejo de considerarlo parte de mí
y entonces parece adquirir vida propia
forzándome a responder a él de un modo rígido;
pero si reconozco que "yo" vivencio el sentimiento
mantengo mi capacidad de actuar
del modo que elijo y no de la manera que temo."
                                                        Página 45.
   
"No soy responsable de mis sentimientos
sino de lo que hago con ellos."
                                  Página 48.

Si esto no es Jungiano, ¿JUNG DÓNDE ESTÁ? Leí en Wikipedia que Hugh Prather se murió el 15 de noviembre del 2010, a los 72 años, tomando un baño caliente en la bañera de su casa de Tucson, Arizona, aparentemente de un ataque cardíaco. Tal vez no es casual que haya muerto de este modo. No es una mala muerte si se puediese elegir cómo morir, ¿verdad?
Y voy a concluir con sus palabras, que en mi humilde entender están mal traducidas en mi versión de su libro en español, y que, supongo, son garantía de una buena vida y también, por qué no, de una buena muerte, siendo que vida y muerte son nada más que las dos caras de la misma moneda:

              "Lamento sentir lo que siento."

  Que en mi edición se traduce así: 

               "Siento lo que siento lo que siento".
                                                         Página 49.  

¡Me encantaría saber cómo lo interpreta Bucay! Y, por supuesto, obedeciéndole a Jorge una vez más, ya le pedí a mi mamá (¿a quién si no?), que para mi cumple me regale algún libro de Carl Gustav Jung.


*(For those who speak English)
Quotes from Hugh Prather's "Notes to Myself":


¶“Another day to listen and love and walk and glory. I am here for another day. I think of those who aren’t.”       

¶“My prayer is: I will be what I will be, I will do what I will do.”

This for you too, dad! 



A boca de jarro

jueves, 23 de junio de 2011

Luz y conciencia

  Hoy en su post mi maestra y amiga del alma, María Guadalupe Buttera, me dice:     


"Aún como humanidad no logramos crear sociedades donde vivan armónicamente la necesidad humana de integración y amor, y la de auto-expresarse y 
auto-centrarse. 
Es un aprendizaje que tenemos pendiente, como humanidad.
Fue nuestra travesía por el desierto. 
Continuemos la búsqueda de la tierra prometida."


"Necesitamos tomar en nuestras manos nuestra propia transformación y evolución, para hacer del mundo un lugar de amor, convivencia, creatividad, realización, donde cada niño que nazca pueda florecer en su máxima expresión."    

                           Mi sobrino Simón de un poco más de un mes

"El alma vibra en una esfera no perceptible a nuestros sentidos físicos.
En el campo de la unidad esencial del cosmos, por tanto sabe que somos seres pulsantes unidos a todo.
La conciencia del alma es inclusiva.
Sabe que más allá de toda diferencia, de nivel, de raza, de carácter, de ideología, somos esencialmente Uno.
Sabiduría y amor son caras de una misma moneda.
Al intuir que somos Uno, Amamos"
                                                    Patricia May
                                  
*Les recomiendo leerlo completo siguiendo este link:  
http://despertarycrecer.blogspot.com/2011/06/la-conciencia-humana.html#links
" Despertar y crecer"http://despertarycrecer.blogspot.com



A boca de jarro

miércoles, 22 de junio de 2011

Sol de invierno

                                                           
  Se vino el invierno, gris y lluvioso en Buenos Aires, como casi siempre. Falta el frío nada más, pero es cuestión de horas. Y estamos todos cansados. Me encuentro en casa, en el transporte público colmado de gente cansada de viajar mal, y en el trabajo, con caras ojerosas, cuerpos contracturados y sensaciones de hastío que comparto con los seres que habitan los mismos espacios donde me muevo yo. Bostezamos todo el día, nos enjugamos las lagañas y nos desperazamos como los gatos para poder seguir arremetiendo contra el reloj, añorando más horas de luz y de sueño, y más tiempo libre. Nos despertamos de noche para ir a la escuela cual si fuésemos a hacernos un análisis de sangre, en ayunas, o casi, y con la primera orina de la mañana, y cuando nos queremos acordar, es de noche otra vez, y no hemos tenido tiempo de hacer nada que no sea "trabajar". Hace poco nos perdimos de disfrutar un eclipse de luna, por las nubes que lo cubrían, y por la hora a la que se lo podría haber disfrutado. Parecemos zombies, que seguimos con la rutina que se nos impone sin conectar con la naturaleza, y desoyendo nuestro propio reloj biológico.

  Insisto: todos los seres con los que interactúo a diario, niños, adolescentes y adultos, en el ámbito en el que me muevo, hogares de adultos con hijos en edad escolar y escuela, muestran los mismos signos del agobio y el abatimiento de ya diecisiete semanas de clases interrumpidas por varios feriados largos mal distribuidos y sin respiro.

 En los países inteligentes, no hay períodos de más de siete u ocho semanas sin un par de semanas intercaladas de vacaciones. Aquí, tenemos veranos eternos y vacaciones de invierno insuficientes, y luego una interminable seguidilla de semanas abarrotadas de quehaceres sin tregua. Trabajamos mucho, aunque tenemos claro que no queremos vivir para trabajar. Hasta los chicos lo saben, y lo manifiestan de diversas maneras cada vez que se acerca la temida hora de hacer la tarea para el hogar. Es el exceso lo que le quita al trabajo y a la tarea el sentido y el disfrute. Y la falta de propósito, el sentido de rotunda futilidad en el caso particular de la tarea. ¿Y por qué el exceso? Por imposición, no por elección, ni siquiera por necesidad: nada lo justifica. No puedo culpar a quienes conozco por ser del mismo palo: los docentes. Nosotros también somos víctimas de las planificaciones que se nos imponen desde arriba. Y hay que acatar. Pero sabemos mejor que quienes las diseñan que seguir los ritmos que se nos imponen y que no respetan los ritmos del aprendizaje de un niño normal no garantiza mejor aprendizaje. En realidad, sabemos, como lo sabe todo el mundo, que, en términos de calidad educativa, nuestro país está lejos de brillar. Brillamos tan poco en esto como el sol de invierno. Y a lo que arrojan los datos estadísticos me remito, aunque estoy muy cansada para incluirlos aquí.


  Hoy es miércoles 22 de junio, son las 4 de la tarde. Mi hija y yo nos levantamos a las 6:30 a.m., y hace una hora que la estoy llamando para hacer la tarea del día. Y no viene. Se dió un baño de inmersión para despabilarse, pero a pesar de haber inundado el baño, sigue dando vueltas, rezongando, lloriqueando y protestando, porque queda hacer la tarea e ir a inglés, y ya casi es de noche en Buenos Aires. Y yo escribo para hacer mi enojo resolutivo en vez de destructivo, aunque no resuelvo nada, (perdón, no debería decir "enojo", debería ser "mi disgusto"¿o también estará mal visto?), con una nena de ocho años que necesita JUGAR, y por no enfrentarme con la pila de tarea de mis alumnos que tengo que corregir para mañana, porque otra vez hay boletines que llenar... Esto también es tarea para el hogar para los docentes. Y en los países inteligentes, a los profesores y maestros se les paga por planificar, corregir y diseñar exámenes en sus lugares de trabajo, con acceso a bibliografía e Internet in situ. Pero aquí se es docente por vocación, por amor al arte...


  El tiempo que insume hacer la tarea no es breve como el sol de invierno, precisamente. A medida que avanza el calendario, las maestras parecen desesperar, y cada vez nos mandan más tareas. La pregunta que más resuena en la puerta del colegio cuando voy cada día a buscar a mi hija es:"¿Cuántas tareas tenés hoy?" El número raramente baja de dos o tres, excluyendo lo no terminado en clase y la tarea de materias "extra", es decir, inglés, catequesis (¡!) y demás yerbas. Y los padres sabemos tan de memoria como aprendimos las tablas de multiplicar que esa tarea es para nosotros. Por ejemplo: 

 Buscar, recortar y pegar seis palabras que contengan hiato y seis que contengan diptongo.
Buscar, recortar y pegar seis oraciones exclamativas y seis interrogativas.
Buscar información sobre animales invertebrados: definición, categorigazación y ejemplos. 
Pegar imágenes ilustrativas.
Traer información sobre Manuel Belgrano.

  Y también sabemos que si no nos ponemos la hora larga que hace falta diariamente para cumplir con esto, son nuestros hijos los que sufren y pagan las consecuencias. Por lo tanto, no sólo criamos y educamos: también instruímos cada día después de la jornada escolar. Y yo instruyo gustosa, es más, siento que es una buena parte de lo que todo buen padre hace, pero no me gusta hacerlo "bajo presión". No obstante, me encuentro con opiniones de profesionales que se dicen expertos en estas cuestiones, y que dan charlas a padres que tal vez necesiten escuchar lo siguiente:

                            QUINCE MINUTOS EXCLUSIVOS PARA LOS HIJOS
  •  "Esta señora es práctica a la hora de dar consejos de crianza. Explica, por ejemplo, que no es necesario estar largos ratos dedicados a los hijos. "Con 15 minutos exclusivos por día y por hijo es suficiente." Eso sí: estando totalmente disponibles para escucharlos y mirarlos. Este tiempo diario es para ella "una vitamina que cura" y que, con los años, produce vínculos cercanos y amorosos en la familia. "Cuando nuestro hijo nota que, cuando estamos dedicados a ellos, aunque suene el teléfono o el celular nosotros no nos levantamos a atenderlo, se siente valioso y muy querido. Eso vale."
            
  En este caso, me voy a reservar el nombre y la fuente de esta opinión, porque la señora se sulfura si expreso mi desacuerdo con ella e insiste en que lea su libro, aunque a ella la publiquen en un diario de circulación nacional y la convoquen a dar charlas para padres que necesitan consejos sobre cómo criar hijos "que brillen". En cambio a mí, cuando digo cosas como esta, se me acusa de "resentida"... No obstante, seguimos acordando en el desacuerdo: quince minutos no bastan ni para hacer la tarea para el hogar, ni para llevar y traer a nuestros hijos del colegio, ni para sentarnos a comer con ellos luego de haberle dedicado un buen rato a comprar y cocinar lo que se va a comer, ni para criar como yo, desde mi humilde lugar de madre presente y comprometida, creo que se debe hacer, ejerciendo la crianza real y aplicada , a menos que no quede otro remedio que salir a trabajar. En ese caso, las mamás estarán seguramente "cambiando el dinero" de sus ingresos para poder solventar los gastos que implica "tercerizar" la crianza en ayuda doméstica, transportes escolares (¡carísimos!), comida comprada, niñeras, maestras de apoyo escolar, etc., a menos que dispongan de una "abuela todo terreno", y tal vez no sintiéndose muy felices sino resignadas al respecto. Me parece que esta señora no escribe para mí, ni para la mayoría silenciosa de madres que nos rompemos el lomo para maternar en calidad y cantidad de tiempo, además de trabajar fuera del hogar y dedicarnos a pensar sensatamente sobre nuestra labor de vez en cuando.

  Pero como yo admito que puedo estar un poco "resentida", es decir, "debilitada, dolida, molesta" y además agotada a esta altura del año, más estar sobrellevando otras cuestiones que trae la vida familiar adulta y que tampoco se deben ni se pueden tercerizar, los dejo en presencia de Suzanne Powell, Psiquiatra Filosófica Especialista en Medicina Ortomolecular e Instructora de cursos ZEN, y espectacular hablante extranjera de español, una verdadera rareza para mí, que me muevo entre ingleses que se niegan a hablar en su pobre español a pesar de que llevan años viviendo aquí y de que tiene hijos argentinos y compran en los mismos negocios que yo en español, creo.

   Esto es parte de una charla titulada "Los niños y el reset", con la que acuerdo ciento por ciento, dada en un auditorio en Barcelona (donde de esto saben mucho) a alumnos y padres, con su propia hija allí presente, a quien en un momento interpela en público sobre una anécdota privada: ¡maravilloso! No hay mejor ejemplo de lo que es en verdad una madre presente. ¿Y qué dice Suzanne? Dice lo mismo que yo en la cocina de mi casa cuando abro la mochila y veo la lista de tarea para el hogar: "¡Aflojemos!" Pero si lo dice Suzanne Powell, no es resentimiento, ¿no? Y algunos pensarán de dónde saco el tiempo y las fuerzas para escribir todo esto que pienso. Y les digo que si no me hago el tiempo para hacerlo, como no tengo psicólogo, ni soy un "monje Zen", EXPLOTO. Esto es catarsis terapéutica gratuita: sepan comprender y perdonar. Y se termina a las 22:42 horas de un largo día de invierno sin sol.
  Como alguien dijo una vez, "Hay que pasar el invierno"...



                                         Los niños y el reset, Suzanne Powell


                     
A boca de jarro

martes, 21 de junio de 2011

Un rato de felicidad

Gal, "la voz" ...
                                                                 
  Siempre me gustó la música brasileña y su gente. Los que saben dicen que Gal Costa es "la voz" de Brasil. Para mí, es una bellísima voz, mi favorita, y me gusta verla en el escenario aún hoy, ya madura y conservando todo el esplendor de su cadencia única y su potencia tan hondamente brasileña.
  Ésta canción en particular, que cantamos con mi hija menor a menudo, "A Felicidade", de  Vinicius de Moraes con música de Tom Jobim, es un poema, y un canto a la realidad de la vida que parece no hacer caso de esa idea preconcebida que algunos tienen de que el brasileño es pura juerga, samba, caipira, playa y carnaval... Es un pueblo alegre, de eso puedo dar fe por las muchas veces en que visité distintos lugares de Brasil, y me encontré con gente sonriente, amable, cálida como el clima, festiva, y siempre, siempre, con música de fondo y un perfume en el aire que en esencia huele a naturaleza pura, y exuda alegría y exuberancia, que se potencia con las vistas y los sabores. Me encanta Brasil, me gusta su gente, amé platónicamente a sus "garotos" de Ipanema y de todas las playas ... y no me refiero precisamnete a los bombones; a sus "praias", a su falta de prejuicios con los ridículos estereotipos físicos que harían que en cualquier playa argentina una chica que se considera "gordiña", (como "eu", como yo lo hacía y hago aún de adulta), y como ellos tan dulcemente lo pronuncian y lo desestiman, no se permita la libertad de ponerse una bikini y gozar de su cuerpo y de la playa y el mar sin vergüenza propia ante la mirada de los demás ... sobre todo la mirada anoréxica de la belleza de las demás mujeres argentinas, porque los hombres refinados en Brasil saben mirar a la mujer y saben hacerla sentir como la "Garota de Ipanema" que adoró también platónicamente, parece, o no, desconozco los detalles, Vinicius y que todas desearíamos ser...
  Me encanta Brasil, su lengua: pura dulzura, melosa cadencia, un esfuerzo por la interacción desde lo fonológico hasta lo gestual que me cautiva, una cuenta pendiente la de seguir aprendiéndola a pesar de su complejo sistema verbal.
   Me encanta Brasil, su música: una alegría sustentada en la sabiduría del pobre que se sabe pobre pero rico en su capacidad de disfrutar de lo que la naturaleza le regala prolíficamente en su tierra, y de las pequeñas grandes cosas de la vida.

  Para todos los que como yo gusten de ésto, en el día en el en que comienza nuestro invierno, les regalo un poco del brillo y el calor del sol del Brasil en la voz de Gal Costa y la poesía de Vinicius, a quien mi humilde traducción no le hace honor. Poetas hablantes de portugués: sus correcciones son bienvenidas.

"A Felicidade" interpretada por Gal Costa
Letra de Vinicius de Moraes -

Tristeza não tem fim
Felicidade sim...

A felicidade é como a pluma
Que o vento vai levando pelo ar
Voa tão leve
Mas tem a vida breve
Precisa que haja vento sem parar.

A felicidade do pobre parece
A grande ilusão do carnaval
A gente trabalha o ano inteiro
Por um momento de sonho
Pra fazer a fantasia
De rei, ou de pirata, ou jardineira
E tudo se acabar na quarta-feira.

Tristeza não tem fim
Felicidade sim...

A felicidade é como a gota
De orvalho numa pétala de flor
Brilha tranquila
Depois de leve oscila
E cai como uma lágrima de amor.

A minha felicidade está sonhando
Nos olhos de minha namorada
É como esta noite
Passando, passando
Em busca da madrugada
Falem baixo por favor...
Pra que ela acorde alegre como o dia
Oferecendo beijos de amor.

Tristeza não tem fim
Felicidade sim..


Mi versión mejorable en español

La tristeza no tiene fin
La felicidad sí
La felicidad es como una pluma
Que el viento va elevando por el aire
Vuela tan leve
Pero su vida es breve
Precisa tener viento sin cesar

La felicidad del pobre parece
La gran ilusión del carnaval
La gente trabaja ( Editado: "NOSOTROS TRABAJAMOS") el año entero
Por un momento de ensueño, para  hacerse su disfraz
De rey o de pirata o jardinera (?)
Para que todo se termine el miércoles (de Ceniza, cuando finaliza el carnaval)

La tristeza no tiene fin
La felicidad sí

La felicidad es como una gota de rocío
Pendiendo del pétalo de una flor
Brilla tranquila
Después de la luz oscila (?)
Y cae como una lágrima de amor
Mi felicidad está soñando
Con los ojos de mi amada
Es como esta noche
Que pasa y  pasa
En busca de la madrugada
Hablen bajo, por favor ...
Así despierta alegre como el día
Ofreciendo besos de amor.

 La tristeza no tiene fin
 La felicidad sí


P.D. "Tatuajem": te doy la bienvenida , y te propongo que revises mi intento de traducción y me aportes alguna corrección.

¡Benvinda! 
 A boca de jarro

lunes, 20 de junio de 2011

El saludo de un lector querido también papá



  Una vez más tuve la alegría de recibir mails con buenas noticias y cariños para el alma del señor Xavier Busto, quien entabló una amistad "epistolar" vía e-mail  conmigo a través de una de las cartas que envié a LNR. Quisiera compartirla aquí, por lo que Xavier dice acerca de lo que sintió él al leer mi más reciente carta de lectores como padre, y que me hizo llegar en distintos momentos del Día del Padre:

Mensaje 1.                           
En principio, la felicito. Recién hoy, hace sólo minutos, llegó a mis manos un ejemplar de la revista de La Nación del día 12-6, que me permitió solazarme con otra de sus cartas. Admiro su poder de síntesis, algo que reconozco siempre me costó lograr en mi redacción, y además su capacidad para lograr,  a través de una carta, el amplio sentido de familia que existe en su persona y la importancia que le otorga a la educación como condición sine quanon para el desarrollo humano. Y no pude menos que sentirme identificado con la frase final  que ..."no esperemos la perfección en nuestros hijos, pero se nos la exige como padres".
La comparto totalmente, porque más de una vez la he padecido y hasta llegué a sentirme culpable en lo relativo a los "límites" (!!!),  por lo que le agradezco esta tardía pero necesaria reinvindicación que sentí gracias a su nota. Y aprovecho esta circunstancia para felicitarlo a su marido por la familia que han formado, por el día del padre y por la persona que eligió para compartir la vida.                                  


Mensaje 2.
María Fernanda, regocijante encontrar su mensaje, se lo agradezco sinceramente. Desde ya le aclaro que no tiene que solicitarme permiso para publicar lo que desee de aquello que le he escrito, me siento homenajeado por la actitud de compartir en su página los comentarios que le hice sobre la carta que escribiera. Ojalá que mis palabras hayan servido en parte para aplacar ese comentario anónimo que la hizo sentir mal y quiero aclararle que Ud. también es una de las personas que me acompañan diariamente, más allá de estar comunicados o no, espero al respecto que nunca se llegue a sentir sola en lo ateniente a ideas en lo ateniente a educación de los hijos o a los valores y límites a inculcar. Lamentablemente, cuando se llega a rozar la ofensa o la descalificación -cuando la calificaran de "resentida", por ejemplo- uno llega a estar al borde de bajar los brazos, tal vez porque curiosamente son ESAS personas las que se ven desfavorecidas por un proceder incorrecto en lo educativo...y no se dan cuenta. Pero a mi me interesa que Ud. siga adelante con su página, que la considero un placer para los sentidos. Lamento los problemas de salud dentro de su familia, porque se cuanto valora la misma.  Espero que esta dura realidad sea muy pronto sólo un mal recuerdo. Le envío un abrazo. Cariños a su gente y feliz finde largo.

Xavier.

¡Gracias, amoroso señor Xavier Busto!  
Y seguiremos adelante y en buena compañía!      

A boca de jarro          
         

IBSN

IBSN

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.

© de todos los textos: María Fernanda Paz. Todos los derechos reservados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Vasija de barro

Vasija de barro

"Yo quiero que a mi me entierren
Como a mis antepasados,
En el vientre oscuro y fresco
De una vasija de barro.

Cuando la vida se pierda
Tras una cortina de años,
Vivirán a flor de tiempos
Amores y desengaños.
Arcilla cocida y dura,
Alma de verdes collados,
Barro y sangre de mis hombres,
Sol de mis antepasados.

De ti nací y a ti vuelvo,
Arcilla, vaso de barro,

Con mi muerte vuelvo a ti,
A tu polvo enamorado."